0 elementos

El confundador y CEO de Edu1stGilberto Pinzón, dialogó con Revista Colegio sobre la educación en tiempos de pandemia, en el marco de nuestro ciclo de conversaciones en vivo por Instagramorganizado en medio del aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus.

En la charla, el creador del Modelo VESS se refirió a los orígenes del método de enseñanza de transformación institucional que está siendo implementado en múltiples instituciones educativas alrededor del mundo. “Gran motivación fueron nuestros hijos, preguntarnos si tendríamos lo que necesitan para defenderse, si el colegio estaba dando lo que se necesita. Al hacernos estas preguntas comenzamos a darnos cuenta de que la educación no contaba con los elementos necesarios para el mundo de hoy. El modelo educativo hizo un excelente trabajo por muchísimas décadas pero la educación está absolutamente rezagada del mundo de hoy. Les estamos enseñando a los niños todo lo que tiene que ver con herraduras y el mundo va para otro lado. Ya no nos transportamos con caballos”, ejemplificó.

“Empezamos por preguntarnos cuál es el objetivo máximo de la educación y la respuesta para nosotros es la generación de buenas personas que tengan las habilidades, destrezas, valores y conocimientos para adecuarse al mundo cambiante que les toque vivir y le agreguen valor.

En base a ello armamos este Modelo VESS (Vida Equilibrada con Sentido y Sabiduría) porque creemos que un buen ser humano es quien vive en equilibrio consigo mismo y con su entorno, incluyendo las personas y la naturaleza y el mundo, que vive con un propósito y le agrega valor a las cosas.

Empezamos a investigar y comenzamos este camino que lleva más de 25 años y fuimos encontrando respuestas e integrándolas a nuestros colegios”.

 

Junto a Ana María Fernández (Directora ejecutiva de Edu1st.), fundó dos colegios internacionales en Colombia y seis centros para la infancia temprana en La Florida (EE.UU), donde viven desde hace más de 20 años. Fue en sus propias instituciones donde comenzaron a integrar ciertos elementos para transformar la educación y, al ver los resultados, otros colegios quisieron implementar la metodología. Actualmente, “estamos en 7 países (EEUU, México, Colombia, Chile, Argentina, España, y Ecuador) y más de 100 colegios que desde hace más de 10 años están realizando la transformación educativa que creemos necesaria”, resalta Pinzón.

Innovación educativa

¿Qué significa para ustedes innovar?

“Lo primero que le digo a la gente es que innovación no es un evento o traer pizarras interactivas o Ipads a los colegios sino lograr realizar una transformación profunda mediante la incorporación de elementos nuevos o existentes que se combinan diferente. Nosotros hemos generado materiales, propuestas y herramientas nuevas pero el grueso del aporte innovador nuestro es que hemos integrado cosas que ya existían y se utilizaban. Entonces, la innovación no es hacer una cosa. Una cosa es ser creativo y otra es ser innovador. Todos podemos tener ideas creativas. La diferencia es que el innovador hace algo con las ideas y las vuelve acción y termina generando una transformación.

La innovación no es de la noche a la mañana. Necesita un plan, un objetivo y un trabajo muy intenso para lograr ese servicio, ese producto que termina impactando en su entorno.

 

¿Cómo impacta la pandemia a la educación?

“Nassim Nicholas Taleb dice que en las diferentes áreas de la humanidad hay ciclos y podemos anticiparnos de alguna manera a lo que viene pero dice que hay unos eventos que nadie ve venir (cisnes negros), que no son parte de ningún ciclo y que hacen una disrupción, rompen todas las estanterías . Este (la pandemia del coronavirus) es para mí un gran cisne negro. Son eventos que te agarran desprevenidos, para los cuales no estás preparado. Estas crisis hacen que afloren las fortalezas de las personas, organizaciones, países y también las debilidades. La situación nos tiene angustiados a todos; llevamos un mes con los colegios cerrados, lo que genera una cantidad de incertidumbre que nos ponen a repensar este mundo y entenderlo en estas circunstancias pero como lo vemos también es una enorme oportunidad porque lo que se está necesitando está aflorando de forma importante.

Las crisis y estos cisnes negros tienen la posibilidad de acelerar procesos. Esta crisis nos va a hacer reorganizarnos y replantearnos y una de las áreas que nos va a redefinir es la educación. En este momento hay 1,7 billones de niños en sus casas, cerca de 160 países cerrados. El 98% de los chicos están hoy fuera de los colegios. Si fueran una o dos semanas no pasa nada pero esto será un tema de meses. Uno cree que este sistema no funciona con el paradigma que tiene de la educación pero hay suficientes evidencias de que se aprende mejor usando las herramientas tecnológicas y las plataformas que existen hoy que son más de 300 en el mundo, que aceleran el proceso de aprendizaje.

Había evidencias de que la tecnología iba a irrumpir en la educación pero nos iba a llevar 10 años más para consolidarse de forma importante. Ahora nos va a acelerar este proceso. Los colegios tienen que reinventarse; no tenemos que tomar esto como transitorio sino que va a ser muy difícil echar paso atrás”.

“Sí. Esto nos angustia a todos pero la reflexión que estamos teniendo nos habla de la globalización de la situación. También nos está haciendo repensar, redescubriendo nuestra familia, descubriéndonos a nosotros en este entorno, viendo elementos positivos. Hay algo que nos dice que paremos, nos detengamos, revisemos, nos replanteemos”.

Transformación educativa en tiempos de pandemia

¿Cómo trabajan asesorando a las escuelas donde implementan el método? ¿Cómo lo gestionan y con qué plataformas trabajan?

“Antes del coronavirus, como operadores de colegios (somos educadores, tenemos colegios y las angustias y problemas de los directivos los enfrentamos) uno de esos problemas era generar la transformación. Traíamos entrenamientos, formaciones, le dábamos eso a los docentes y pasaba muy poco o nada. Querían implementar eso que aprendieron y cuando llegaban a la realidad no se podía hacer. Hay una diferencia entre cambio y transformación, que es mucho más compleja. Si queremos cambiar la educación la tenemos que enfocar como una transformación. Las transformaciones no se logran en menos de cinco años. Por eso diseñamos un plan a cinco años con etapas de formación de capacitación para que las personas vayan construyendo ese conocimiento poco a poco porque el docente que viene con un modelo totalmente arraigado debe transformarlo de forma importante. Lo primero es comprenderlo como un proceso, tener un objetivo claro: construir una cultura de pensamiento VESS.

“Edu1st. diseñó un plan para generar transformaciones que incluye un proceso, objetivos, hacerlo progresivamente, con acompañamiento y seguimiento del proceso. Hacemos coaching educativo, un acompañamiento para que puedan implementarlo. Al docente lo vamos a poner en un contexto que no es el de él y debe cambiar su rol radicalmente. Una clase como planteamos nosotros a la clase de hoy es totalmente diferente. Las clases de hoy están centradas en el docente y el estudiante sigue al docente de forma pasiva. El rol debe cambiar radicalmente y hace que el estudiante comience a construir su propio proceso. Es un cambio muy complejo. Se les enseñan una cantidad de herramientas a los docentes.

A los cinco años culminamos ese proceso con una acreditación de los colegios; luego hacemos una visita y una revisión bastante exhaustiva y profunda de que todas esas cosas están pasando. Así es como ayudamos y apoyamos al cambio. Los docentes, directivos y padres tenemos que entender que un modelo que lleva arraigado en nuestra humanidad siglos no lo podemos transformar; desaprender para aprender, como dicen ustedes en el libro ´Un giro copernicano a la educación´. Hay que aprender a desaprender. Debemos acompañar al docente para que desaprenda algunos elementos que no aportan en el modelo que se requiere hoy y ése es el esfuerzo más grande que hacemos nosotros”.

“Sin lugar a dudas. Hay mucha angustia y ansiedad. En Edu1st generamos una cantidad de espacios juntándonos con docentes para hablar de lo que está sucediendo y entre todos generar esta comunidad de aprendizaje; muchos están implementando mejor las herramientas que otros. Es el momento donde se requiere que todos trabajemos unidos en aras de esta gran oportunidad que es la transformación que se requiere en educación. No podemos olvidar que somos personas, que tenemos sentimientos, emociones, y la parte más importante que tenemos que rescatar es ésa, la del ser humano. El nuevo rol del docente es ayudar a desarrollar esa persona. No es más el que se sabe las cosas. El celular y la computadora tienen toda la información que querramos. El rol es ayudarle al estudiante a descubrir su pasión, a desarrollar sus talentos, habilidades, destrezas; necesitamos individuos con muchísima fundamentación en valores y ética. Sólo debemos entender nuestro nuevo rol en este proceso”.

“Vivimos más pero tenemos menos tiempo. Es una cosa irónica. Creo que un elemento fundamental que todos estamos redescubriendo es que volvimos a jugar juegos de mesa con los hijos, volvimos a cocinar. Ese vínculo con el colegio debe promover eso, el retomar esta parte de humanos, de buenas personas, que es el tejido de la sociedad. Debemos reflexionar en qué gastamos e invertimos el tiempo”, cerró el CEO de Edu1st.

*Este artículo fue publicado originalmente en REVISTA COLEGIO: https://revistacolegio.com/educacion-en-tiempos-de-pandemia-entrevista-con-gilberto-pinzon/

 

Descargá nuestro VESS EduJournal

 

Arriba
M

Elije el idioma de preferencia

English

Español

X
X
X